En entrevista por Uniradio (89.1fm) con el cardiólogo y Presidente del Centro de Investigación para la Epidemia del Tabaquismo (CIET Uruguay), Eduardo Bianco, pusimos la epidemia sobre la mesa y los resultados que ha obtenido Uruguay en este sentido.

Bianco fue el único testigo “de hecho” provieniente de la organización civil en el juicio entre el Estado uruguayo y Philip Morris International

Reconoce el gran compromiso de Vázquez en este materia, pero enfatiza que la lucha contra el tabaco comenzó tiempo atrás de su presidencia, “en 2004 el presidente Batlle ratificó el primer Tratado Mundial de Salud Pública: el Convenio Marco para el Control del Tabaco”, que resultó de una negociación consensuada de 192 países.

Respecto a los motivos de llevar adelante el litigio, fue por “salud y desarrollo”. En este sentido, Uruguay gasta “por lo menos” 1.000 : USD por año en combatir la epidemia ( esto implica sólo el costo del tratamiento de las enfermedades tabacodependientes, sin incluír el subsidio por discapicidad y el  precio cuando se pierde la vida muy joven). En tanto, el país recibe sólo 300 : USD por año por impuestos al tabaco.

En cuanto al mercado, el cardiólogo plantea que existen “cuatro multinacionales que manejan el 40% del negocio tabacalero”. La principal, Philip Morris International, tenía en 2004 ingresos anuales que “triplicaban el PBI uruguayo”, subrayó Bianco.

Uruguay en 2004 tenía una prevalencia de consumo de tabaco del 32% y recaudaba 84 : USD al año. Hacia 2011, aumentó la recaudación en torno a 318: USD al año y se logró disminuir la prevalencia de consumo a un 22%. Mientras el tabaco durante la presidencia de Vázquez se ajustó por encima del Índice de Precios al Consumo (IPC), durante la presidencia de Mujica el precio “estuvo por debajo del IPC”, lo cual “impidió llegar al 17% de prevalencia de consumo esperado, que hoy se ubica en el 22%” subrayó Bianco.

Bianco enfatiza que “sin ninguna duda” ,el principal factor de combate al tabaco se ubica en los impuestos que se le apliquen, sustentado por estudios de varias organizaciones como la OMS y el Banco Mundial. “Antes que cajilla plana, quiero una política nacional de precios impuestos” apela Bianco, que insiste en que más que el porcentaje de impuesto, sea “cada vez más costoso para la población”.


Mitos & verdades


Bianco señala que existe una “inequidad social” en cuanto al consumo de tabaco. En este sentido, señala que los pobres consumen mayormente el tabaco para armar, que sale cinco veces menos y resulta igual de nocivo que el tabaco industrial. “El cigarrillo tiene un mecanismo de ignición para que se mantenga prendido, pero si tú armas un tabaco de armar tenés que estar pitando frecuentemente para que no se te apague. Esta inhalación más profunda produce más monóxido de carbono, que es un gas tóxico, entre otras sustancias” detalla el cardiólogo.

Bianco detalló que las marcas “lights” tampoco son menos nocivos, “el tabaco entre el común y la variable light es el mismo” lo único que cambia es que los últimos tienen un un filtro con más poros que si no se tapa con los labios “se puede potenciar por 10 la recepción de nicotina y el alquitrán”. En el proceso adictivo que conlleva el tabaco, “mientras tu consumías entre 15 y 20 cigarrillos por día, para recibir la misma dosis, pasaste a fumar 30 o 40” detalla Bianco. Además plantea que estos cigarrillos aumentan el daño, ya que genera  adenocarcinomas, cánceres ocultos, que una vez diagnosticados poco margen de maniobra existe.