El canadiense mata a su otro yo para llegar al paraíso del ranking

En una nueva apuesta, el descendiente de etiopíes, con tan solo 26 años crea un momento disruptivo en su carrera, nada más ni nada menos que de la mano de los galos Daft Punk.

Con un estilo diferente, el cantante de R&B apela en su tercer disco de estudio a jugar con la exposición del artista, a partir de una estética oscura, pero no menos elegante, donde muestra las dos caras: no todo es brillo.

Se despide de manera exuberante en un McLaren P1 acompañado por una pantera, para llegar al puesto Nro#2 del Hot 100 de Billboard, contar con más de 72 millones de visitas en 2 semanas y además obtener el galardón a mejor videoclip del año, que otorga la coral MTV.