Jugando en el Barcelona, Josep Guardiola fue dirigido por el gran entrenador Johan Cruyff, en los años 90. Como jugador fue multicampeón.

Se retiró del fútbol y tras hacer el curso de entrenador llegó a la masía (inferiores) del F.C. Barcelona.

Con un año en esas inferiores, la directiva blaugrana en el año 2008 decidió darle la oportunidad de hacerse cargo del equipo principal.

Pep en los años que estuvo al frente de los culé, lo transformó según la opinión de muchos entendidos, en el mejor equipo de fútbol de todos los tiempos.

Este hombre de 45 años, casado, con dos hijos y defensor del independentismo catalán,  tiene frases que lo pintan de cuerpo entero como la que dijo cuando recibió la medalla de honor del Parlament de Catalunya. “Mi único mérito es amar lo que hago”.

¿En que se basa la filosofía de un hombre que no solo fue exitoso y gano todo con su Barcelona donde estuvo hasta 2012, sino que también lo logró en Alemania donde dirigió al Bayern Munich?

Aquí veremos algunos tips de su manera de trabajar.

“El secreto de un buen equipo es el orden. Todos deben saber lo que tienen que hacer”.

Dicen quienes lo conocen y quienes fueron dirigidos por él que tanto dentro como fuera del campo el orden es primordial para Pep.

“Hay que pasar el balón, sí, pero con intención, con intencionalidad. Pasarlo para cargar un lado, para atraer y para resolver por el opuesto; atraer al contrario para que deje libre el costado débil y entonces eso, resolver por el lado opuesto. Nuestro juego debe ser eso y no el tiki-taka”.

Todo lo que hace un equipo tiene una razón, cada acción está dentro de un plan. Sus equipos no tocan por tocar.

“No me gusta cuando mis rivales tienen el balón. Quiero el balón para mi equipo”. Esas fueron sus palabras cuando en 2013 llegó al fútbol alemán. La posesión del balón y el saber qué hacer con él.

“En el proceso siempre hay muchas dudas, muchísimas, lo único que vale la pena es la convicción de tener una idea”.  Esta frase está en su biografía, publicada en 2013 llamada otra forma de ganar.

El catalán también impone algunas normas bastante estrictas durante los entrenamientos. Hace que los jugadores desayunen y almuercen juntos. Les corta el wi-fi para que durante los tiempos de entrenamientos no puedan estar pendientes de sus celulares.

En las últimas horas se conoció que Guardiola les pidió a los jugadores de las inferiores del Manchester City donde dirige al equipo principal que usen zapatos de fútbol negros.

Con esto según sus palabras, “es para que se mantengan con los pies en la tierra y no busquen desde juveniles el contrato exclusivo con una marca; cuando aún no han demostrado nada en el mundo fútbol”.

Pep tiene también dentro del mundo del fútbol aquellos que lo critican y que piensan que no es “tan bueno” como entrenador.

Mircea Lucesku, histórico entrenador rumano del Shakhtar Donetsk, señaló que es mentira que Mourinho sea más arrogante que Pep. “es justamente lo contrario” dijo.

Otro detractor de Guardiola es Vanderlei Luxemburgo, quien expreso que Pep “es más marketing que otra cosa”.  Dijo que el entrenador anterior a él en Bayern, logró la triple corona, mientras que con mejor plantel y más inversión Pep no lo consiguió.

Más allá de estar a favor o en contra lo innegable es que Pep Guardiola ha marcado un tiempo con su filosofía y su juego. Cuando uno mira fútbol y juega un equipo suyo, sabe que verá espectáculo.