El fútbol uruguayo vive una época de cambio. Está en marcha el torneo uruguayo especial 2016, que en solo quince partidos le permitirá a un equipo de nuestra primera división consagrarse campeón uruguayo.

Lo que motiva esta forma de disputa es acompasar nuevamente los torneos al año calendario. Volver a jugar como siempre se jugó en nuestras latitudes.

Los cambios se dieron hace once años, cuando también se disputo un torneo corto para que, desde esa temporada, jugáramos a “la europea”. No vaya usted a creer que fue una intención de mejorar los campeonatos, en realidad, se buscó en un fútbol netamente exportador, que los períodos de pase de las principales ligas coincidieran con nuestros recesos para poder vender más y mejor.

La historia de este tipo de campeonatos no es reciente ni invento de ahora. Sin ir más lejos allá por 1989, cuando el actual Presidente de la República, Tabaré Vázquez, presidía al club Progreso, el gaucho del pantanoso obtuvo su único título de campeón uruguayo en primera división, en un torneo que se disputó a una sola rueda.

En un fútbol donde las desigualdades de los planteles en cantidad de jugadores y en billetera de los clubes para conformar los mismos es enorme, que un torneo se juegue solo a quince partidos parece darle mayor chanche de ser campeón a un equipo de los denominados “chicos”.

En torneos largos con periodo de pases en el medio, muchas veces “los poderosos” en materia económica se “refuerzan” quitándole poderío a los equipos en desarrollo.


Pongamos números para sustentar la teoría que esbozamos en las líneas anteriores.

Tomando desde el aquel uruguayo especial disputado en el año 2005, solo cuatro equipos han sido campeones.

Nacional lo fue en 6 ocasiones, 2005 (torneo corto),2005-06,2008-09, 2010-11, 2011-12, 2014-15.

Peñarol lo hizo en tres oportunidades, 2009-10, 2012-13, 2015-16.

Danubio levantó dos veces el trofeo, 2006-07, 2013-14

Defensor gritó campeón una sola vez, 2007-08.

Solo dos equipos “chicos” pudieron ganar. Siendo Danubio y Defensor dos de los que siempre le pelean por poderío los títulos a los grandes.

En este final de temporada de 2016, tendremos un nuevo campeón uruguayo. Habrá un solo equipo que descienda a la segunda división y culminará de esta manera el jugar a calendario cambiado.


Volver a jugar año calendario no será la única novedad que veremos en él, aunque parezca cercano 2017. El torneo uruguayo se seguirá jugando en régimen de apertura y clausura como sucede desde 1994, pero además habrá un torneo llamado intermedio, que le permitirá a los equipos uruguayos tener siete semanas más de competición.

Este punto parece no ser menor debido a que en el continente, el fútbol charrúa es el que menos partidos juega al año.

De todas formas y pese a los cambios hay algo que no varía y es la capacidad de improvisación de nuestra dirigencia. Cuando se consultó cuando se realizará el receso, se señaló que aún no estaba del todo claro si será entre apertura e intermedio o entre intermedio y clausura.

Entre esos vientos de cambio que soplan sobre nuestro fútbol de cada día, sería muy importante que los clubes decidieran terminar con la violencia en las canchas. Quizás ese sea uno de los deseos que los que queremos al fútbol lo deseemos para esta navidad.