Finalizó el año 2016 para la selección celeste de Tabarez con un saldo muy positivo desde los resultados obtenidos. Cuando allá por marzo volvía a jugarse la eliminatoria, todos seguramente en nuestro interior soñábamos con este final de año.

Miremos lo que fue la clasificatoria con destino a Rusia en estos meses. Arrancamos jugando ante Brasil con el retorno de Luis Suarez (quiere el destino que en marzo 2017, cuando volvamos a jugar con los norteños, Luis no este, por acumulación de amarillas) y obtuvimos un valioso empate. Con Perú de local arrancó lo que fue el fuerte celeste, con la victoria 1-0 con gol de Cavani.  En setiembre volvimos a jugar en Mendoza y perdimos 0-1 con Argentina de visita. En el Centenario ante Paraguay nos volvimos a hacer fuertes y goleamos 4-0.

En octubre toco el turno de recibir a Venezuela y allí en casa volvimos a sumar de a tres, fue un triunfo por 3 a 0 después de sufrir un poco en el primer tiempo. En la visita a Barranquilla este grupo volvió a hacer historia, al lograr sumar un punto con un empate 2 a 2, cosa que nunca se había logrado en esa ciudad colombiana.

El cierre del año fue el pasado jueves y este martes, cuando vencimos a Ecuador 2 a 1 de locales y perdimos frente a Chile por 3 a 1 como visitantes. En 2016 la selección por eliminatorias acumuló 14 puntos sobre total de 24, lo que sumado a los 9 ya obtenidos en 2015, nos ubica segundos con 23 unidades en la tabla.

Seguramente el punto mas flaco de este año 2016 para los dirigidos por Tabarez haya sido la actuación en la Copa América Centenario. Allí el seleccionado nacional no logró pasar la primera fase del torneo, siendo claramente un fracaso deportivo. Vale puntualizar que el mismo entrenador uruguayo antes de partir a dicha competencia había señalado que para Uruguay lo importante eran las eliminatorias.

Pero esta selección, este grupo de jugadores nos dieron también una lección de compromiso y de defensa de lo que entienden es su derecho. Se pusieron firmes y con dos comunicados hablaron de la situación actual de nuestra dirigencia y sus deberes para mejorar nuestro principal deporte.

Por ello recibieron críticas de una minoría y el apoyo de la mayor parte del pueblo futbolero de nuestro país. Esa lucha que encabezó este grupo, trajo, un mejor ingreso para las arcas de la AUF ya que la marca que seguirá vistiendo a Uruguay (Puma), pagará cinco veces más de lo que pagaba. Hoy los jugadores están muy firmes en la convicción de recuperar sus derechos de imagen (“batalla” que aún no termina)

Este 2016 se va con un saldo claramente favorable y aunque el sabor de boca sea amargo por esa derrota en el último juego ante Chile, no hay que permitir que los “contras” agiten fantasmas y nos arruinen la felicidad de tener un grupo de jugadores que ha demostrado que con convicción y valentía, tanto dentro como fuera de la cancha, que hay que defender los principios y los valores en los que se cree.

Este equipo, este grupo de compañeros que conformó Tabarez, le dan la razón a la caratula del proyecto que presentara en el año 2006 y que decía así: INSTITUCIONALIZACIÓN DE LOS PROCESOS DE SELECCIÓN Y DE LA FORMACIÓN DE SUS FUTBOLISTAS. En esta última frase está parte de la explicación de todo lo que se ha obtenido y lo que seguramente se obtendrá.

Como dice la canción que en 2014 escribiera Alejandro Balbis, “podemos con lo que sucede”, este grupo esta fuerte y ya ha demostrado que tiene valor. Es un grupo que al decir de la letra “parece frágil pero no se entrega” y no se calla, “se vuelve grito cuando dice NO”.

Yo elijo estar del lado de ellos, porque me convencieron, ya hace tiempo, el maestro y los jugadores que aunque no siempre todo salga bien, parafraseando a Zitarroza: si uno esta convencido no debe cambiar de trillo aunque no tenga pa fumar. Estoy orgulloso y lo estaré también en 2017 de decir que ellos me representan.