Finalmente hubo humo blanco y según confirmó el dirigente de AUF, Rafael Fernandez, ya se ha alcanzado el visto bueno del Ministerio del Interior para la compra de las “famosas” cámaras de identificación facial. La empresa seleccionada para proveer el servicio es DDBA.

Según lo señalado por Fernández, la Asociación tendrá dos equipamientos, uno en el estadio Centenario y otro que será móvil, que le permitirá llevarlo a los escenarios menores donde se jueguen partidos de alto riesgo. El costo del equipamiento adquirido por la casa del fútbol uruguayo es de 1.5 millones de dólares.

Con la empresa que resultó adjudicataria ya se firmó un pre contrato, expresó Fernandez. La empresa y su equipamiento tuvieron antes de la firma el visto bueno de los técnicos del Ministerio del Interior y también del ITC, asesor de la AUF en esta materia. DDBA, fue seleccionada de un total de catorce empresas que se presentaron con sus proyectos.

¿Qué ofrece DDBA?.    

La empresa colocará 36 cámaras de definición HD y visión nocturna. Pondrá también los monitores para el control de las mismas, que estarán ubicados en el mismo estadio y también en la sede del Ministerio.

Según informó el vicepresidente de la AUF, gracias al llamado que se realizó, la Asociación logró bajar en dos millones de dólares los costos para la colocación del sistema. El proyecto de la empresa ganadora incluye un año de mantenimiento de las cámaras y del sofware, además de tres años del service.

Ahora lo que falta es firmar el contrato y que se comiencen a realizar las obras, que no solamente será la colocación de cámaras y monitores, sino también incluye el tendido de fibra óptica que comunicarán el Centenario con el Ministerio del Interior.

“Esto nos va a permitir hacer un archivo y realmente tener identificados a los violentos. Realmente se podrá hacer un trabajo de inteligencia de aquí en más” fueron las palabras de Rafael Fernandez al referirse al acuerdo que por fin se ha logrado alcanzar.

Está previsto que  el sistema este operativo para el mes de marzo de 2017, cuando ya esté en marcha el campeonato apertura 2017 (cuyo comienzo está previsto para febrero). El punto positivo de este anuncio es que tal como se comprometió el Ministerio, al estar las cámaras la Policía volverá a entrar a los estadios.

Esta novela de las cámaras comenzó en 2014, cuando existía el gobierno de entonces, presidido por Mujica, tenía  la intención de ponerle punto final al problema  con “medidas drásticas” e intervino sacando a la Policía del Centenario y del Parque Central.  Fue en ese contexto que los clubes votaron el Código de FIFA (que prevé quita de puntos y la compra para la instalación de cámaras de última generación en los escenarios deportivos).

En medio de todo esto cayó el ejecutivo de Sebastían Bauza, en una crisis del fútbol que por aquel entonces salpicó también a la política, con acusaciones cruzadas. Mujica expresó que actuó por el tema violencia y quedó “pegado” a la crisis política que atravesaba el fútbol. Mientras tanto, el vicepresidente de entonces,Danilo Astori, responsabilizó a Casal por la salida de Bauzá. El vicepresidente fue más lejos en su interpretación de los hechos y vinculó la caída de Bauzá a los derechos de televisación de las eliminatorias para el mundial de Rusia 2018.