“La historia la escriben los ganadores”, eso dice el refrán popular y tiene razón, quien le va a dar un papel, una nota o simplemente escuchar a un perdedor…nadie le presta atención a un perdedor.

Nosotros sí, tal vez sintiéndonos uno de ellos y teniendo la web (que democratiza la estupidez) de nuestro lado, le daremos voz. No literal porque muchos hablaban un idioma que nosotros no entendemos, además quedaría muy mal meter un audio de washapp acá.

Es por eso que empezaremos a contar las historias no contadas, esas historias de hechos o personas dejadas de lado, ignorados por la trascendencia de sus hechos…he aquí la primera.

Tabarius Progresius “ El Galeno”- Emperador Romano en los primeros momentos de construido el ahora conocido como Coliseo Romano( y antes también …creo). Lo habían realizado sus antecesores de la Dinastía Flavia y la verdad no sabían muy bien qué mierda hacer en el.

Un dia te lo inundaban y te jugaban guerras de barcos adentro, otro iban y te organizaban una caza, te traían de África leones, rinocerontes y montones de bichos ; te lo largaban ahí adentro y se armaba el desmadre y después les pintaba para el arte y te montaban una obra de teatro( y te armarían festival de parodistas y todo). O sea que vos como espectador no sabías muy bien con que te ibas a encontrar al entrar al Coliseo, con animales, barcos o un show del gran Gustaf. Pienso que lo más parecido debe ser el desconcierto de la gente que fue a la despedida del Chino Recoba, cuando se le aparece el astronauta y todo eso.

Esto es justamente lo que desencadena uno de los hechos más importantes en el Gobierno de Tabarius. El pueblo ante este panorama de espectáculos, empezó a armar sus propios show en las gradas, que terminaban muchas veces con peleas con las fuerzas de orden, robos a los vendedores de uvas y vinos y tráfico de opio en los baños del Coliseo. La gota que rebalsó el vaso, fue cuando se suspendió un discurso del propio Tabarius( bastante embolantes por cierto) por peleas en las gradas, que en las afueras contó con el lanzamiento de un garrafón de vino de más de 13kgs a los soldados.

Esto hizo enojar al emperador, que tomó medidas. La más importante fue dicho con sus propia palabras, “si son tan guapos que se peleen mano a mano en la arena…se plantan ahí y el más pulenta gana, después yo decido si vive o palma. Así nacieron las peleas de gladiadores; y ya que estamos tiramos un par de cristianos a luchar con leones, me vienen a tocar la puerta los domingos de mañana y me tiene los huevos llenos”. El emperador no sabía distinguir mucho entre cristianos, testigos de jehová o vendedores de servicios de acompañantes.

Se preguntaran ( si llegaron hasta acá  y no se pusieron a ver porno en el celular) ¿Si creó las luchas de gladiadores nadie recuerda a Tabarius Progresius? ¿Por qué este emperador murió en la intrascendencia de la historia? ¿Por qué los romanos andaban de pollerita, era más cómodo?

La respuesta es simple, se dejó llevar por su vocación, LA MEDICINA. Y empezó prohibiendo fumar opio porque hacía mal, tomar vino en lugares públicos, las orgias…y bueno, acá fue cuando el pueblo se sublevó. Les sacaban fumar, tomar y ahora también fiestas de todos contra todos, hombres, mujeres y caballos porque lo que tenían los Romanos es que no le hacían asco a nada y no se andaban con los derechos de los animales y toda esa mariconada vegana.

Tabarius murió exiliado y su nombre olvidado, su historia quemada, y sí, andar de pollera es más cómodo

Hasta la próxima. Besis