En su casa y rodeado de su familia y más allegados, Michael Schumacher cumple hoy 48 años de edad, en un silencio casi absoluto, es muy poco lo que se sabe del estado de salud del “Káiser” alemán. Ya han pasado 3 años del doloroso accidente que casi le cuesta la vida en los Alpes Franceses, cerca de la estación invernal de Márivel, mientras esquiaba con su familia el pasado 29 de diciembre de 2013. Por un desvío fuera de pista, se golpeó duramente la cabeza contra una roca, que le provocó daños cerebrales.

La familia de Michael ha guardado en secreto el estado de salud del ex piloto desde entonces. Solo unos pocos allegados a la familia Schumacher son quienes van a visitarlo a su residencia en Gland, Suiza, cerca de Ginebra, donde se encuentra realizando esta larga recuperación, tras ser trasladado desde el hospital de Grenoble, donde estuvo 18 meses en coma.

Su casa se ha convertido desde entonces en un bunker médico donde Schumacher es cuidado las 24hs por un grupo cerrado de 15 médicos que cuidan de su salud. Este cuidado genera un gasto de 140.000 euros semanales, según lo publicado por Diario Marca y se calcula de unos 20 millones de euros que ha gastado la familia desde el accidente en Francia. Muchos son los rumores que han surgido desde entonces sobre su salud, desde que estaba al borde de la muerte, hasta que de a poco había comenzado a caminar, como lo dijo la revista alemana “Bunte“, que le costó una demanda por parte de la familia, donde el abogado de la misma, Felix Damm aclaró en su momento que “Schumacher no puede caminar”, ante el caso mencionado.

La última información que se supo surgió en el pasado mes de noviembre por parte  del ex Director Técnico y mano derecha de Michael en Ferrari, Ross Brawn, quien dijo en declaraciones a la BBC: “Hay signos esperanzadores y todos rezamos cada día para que haya más”, pero aclaró que “la familia ha decidido llevar el asunto en privado y tengo que respetarlo”. Brawn enfatizó en su momento que “hay muchas especulaciones y muchas veces equivocadas. Confiamos en que cada día veamos progresos hasta que Michael pueda estar recuperado de sus terribles lesiones”.

Noviembre fue el mes donde también se cumplió el 22 aniversario del primer campeonato mundial de Formula 1 conseguido por Schumacher con la escudería Benetton en 1994. En la fecha, su manager Sabine Kehm lanzó en  las páginas oficiales del piloto alemán, como un lugar de encuentro para intercambiar recuerdos, lo que provocó en sus fans un síntoma de esperanza sobre la salud del ex piloto con el eslogan de “Keep fighting” (sigue luchando) cubierto por el hermetismo.

Mas allá de todo esto, el apellido Schumacher sigue siendo el más exitoso del mundo motor. Llego a la Formula 1 en 1991 y tan solo demoró cuatro temporadas en conseguir su primer título mundial. Luego de la obtención de los dos títulos con Benetton  llegó a Ferrari en 1996. La escudería italiana venía de una sequia muy grande en la Formula 1 y “Schumi” era la esperanza del Cavallino Rampante. En 1999, Ferrari ganó el título mundial de constructores, mientras el accidente que sufrió en el Gran Premio de Gran Bretaña le causó una fractura en la pierna, por lo que se bajó de la pelea por el título a seis carreras del final.

Al año siguiente comenzó una era de gloria para Schumacher y Ferrari donde se consiguió 5 títulos consecutivos a nivel de pilotos y de escudería, el último título fue en 2004. Schumacher continuó en Ferrari hasta 2006 donde anunció su retiro de la máxima categoría. La despedida no fue tal, ya que en 2010 volvió a la Formula 1 de la mano de la escudería alemana Mercedes hasta la temporada 2012, donde definitivamente el piloto alemán decidió terminar su carrera deportiva a los 44 años.

Michael ostenta prácticamente todos los records de Formula 1: 7 títulos mundiales en 308 carreras, 91 triunfos, 68 poles, 105 podios y 77 vueltas rápidas. Quienes están hoy en día en competencia y pueden llegar a la marca del hepta-campeón son Sebastian Vettel con 4 títulos mundiales en 154 carreras, 42 victorias, 46 poles, 77 podios y 25 vueltas rápidas y el británico Lewis Hamilton con 3 títulos mundiales en 189 carreras, 53 victorias, 61 poles, 104 podios y 31 vueltas rápidas.

Tal vez el legado sea para su hijo, Mick Schumacher, que firmó contrato con el equipo Prema Racing de la Formula 3 Europea con tan solo 17 años, donde Ferrari y Mercedes lo siguen muy de cerca. El joven piloto declaró: “Quiero ser campeón del mundo de Fórmula 1 y la Fórmula 3 es el siguiente paso. 2017 será un reto para mí, pero los test de las últimas semanas me han demostrado que es divertido manejar este monoplaza. En esta categoría se han forjado los grandes pilotos y desde este punto de vista, estoy más cerca de la Fórmula 1”. Confesó al diario alemán “Bild”, quien tiene ganas de seguir escribiendo las paginas de gloria de la familia Schumacher.