Melbourne nuevamente se tiñó de rojo, es que Ferrari se hizo con el primer Gran Premio del año de la mano de Sebastian Vettel. De esta manera, la escudería de Maranello confirmó que este año están más fuertes y están para pelear el título a Mercedes. El acierto de estrategia por parte de Ferrari y el gran manejo del alemán fueron la clave para el triunfo.

Como para no saltar de alegría, cuando Vettel bajó del monoplaza  hacia un año y medio de su última victoria y de la última victoria de Ferrari, un gran desahogo luego de tantas malas tardes en los Grandes Premios. Además Ferrari volvió a ganar en Australia después de 10 años de la mano de Kimi Raikkonen, quien en ese año se llevó el titulo, por eso que esto es un buen augurio para el Cavallino Rampante.

Detrás del alemán culminó Lewis Hamilton, el equipo falló en su estrategia. Hamilton fue el primero de los 4 lideres que tenía la carrera en parar en Boxes, pero al salir quedó detrás de Max Verstappen, el piloto de Red Bull que es uno de los más complicados a la hora de lograr sobrepasarlo y eso lo sufrió Lewis. Mientras Sebastian lograba estirar el sting con los neumáticos ultra blandos sacando diferencia y aprovechando el tapón que le hacia Verstappen a Hamilton. Cuando el alemán ingresó a boxes el trabajo de los mecánicos de Ferrari fue excelente, lo devolvieron a la pista justo por delante de Verstappen y Lewis Hamilton.

Esta fue la jugada decisiva de Ferrari, es que Vettel aprovechó el tapón que tenía Hamilton y comenzó a sacar diferencias de hasta 6 segundos antes de que el hombre de Red Bull ingresara a Boxes y le dejara el camino libre al piloto de Mercedes. Pero ya era tarde, la Ferrari estaba consolidada en el primer lugar y administró el tiempo hasta llegar a sacarle 10 segundos a falta de solo dos vueltas y liquidar la carrera para los italianos.

El otro piloto de Mercedes y debutante en la escudería alemana, Valtteri Bottas, culminó en el último lugar del podio, Kimi Raikkonen llegó en cuarto lugar. Las notas negativas las dieron Daniel Ricciardo y Fernando Alonso; es que el piloto local no pudo largar desde la grilla de partida por problemas eléctricos en su Red Bull, el equipo lo mandó a pista de igual manera cuando ya iban dos vueltas de carrera pero el australiano no pudo terminar la carrera. Por su parte, Alonso estaba teniendo un fin de semana soñado con la decima ubicación y cosechando un punto con un McLaren, muy criticado no solo por su motor Honda sino con problemas en el auto, pero lamentablemente a falta de tan solo 2 giros para el final, el asturiano debió abandonar y llegar así en su tercera temporada en McLaren al tercer Gran Premio de Australia que no puede terminar.

Una vez finalizada la carrera los principales actores dialogaron con la prensa: Hamilton dijo: “Hay que felicitar a Vettel, porque lo ha hecho muy bien. Lo he intentado, pero hemos sufrido mucho con los neumáticos de cara al final. He tenido que parar mucho antes que Ferrari porque se me iba el agarre, así que he tenido que parar y al salir estaba por detrás del Red Bull, pero estas cosas ocurren”. Sebastian Vettel por su parte se mostro eufórico luego del triunfo: “Es lo que necesitábamos, el equipo ha trabajando muy duro, los chicos no han dormido ni aquí, ni en la fábrica. El coche se ha comportado muy bien y ha sido muy divertido de pilotar, ha sido un día fantástico. Nos queda mucho camino por delante, pero ahora mismo estoy demasiado feliz” fueron las palabras del ganador.

La próxima cerrera será el 9 de abril con el Gran Premio de China, donde Vettel buscará confirmar que Ferrari esta para pelearle a las “flechas de plata” quienes volveran a buscar el triunfo.