Queda bastante claro que Maersk ha entregado serios fondos para la realizacion de la pelicula. La reiterada publicidad de la empresa (hay que decirlo) daña visualmente la Aventura de la historia. Dicho esto, el atractivo de la historia es atrapante al mismo tiempo que no es mas que la reconstruccion cinematografica de un episodio real ocurrido el 28 de marzo del 2009 en aguas internacionales, frente a las costas somalies.

De formas filmicas ya no es posible profundizar mucho. Pareciera que el cine de taquilla solo se ocupa de la taquilla, y esto va de la mano de un espectador que ha dejado de exigir y deleitarse con los gestos filmicos, como en un pasado idilico sucedia con el cine de Alfred Hitchcock, que bien mixturaba la narracion atrapante con la maestria del lenguaje cinematografico.

El director Greengrass optó por rendirse ante el control monetario de la empresa Maersk y cumplir con todos los planos que exigia el cliente (tal como sucede en la industria publicitaria). Y ademas lo hizo sin la inteligencia de los artistas que cumplen con el rey y con el pueblo al mismo tiempo. Cierto es, que algunos planos en el interior del barco atienden puntos de vista interesantes. La intestabilidad del oceano se traduce en el movimiento de la fotografia, pero no logra traducirse en el movimiento narrativo de la historia, como pudo lograrse con un montaje mas incisivo relacionado al nervio de la historia.

En medio de todo esto, Tom Hanks maneja los hilos con el profesionalismo que lo caracteriza, pero no con la maestria compositiva que le hemos visto en grandes trabajos como el de Forrest Gump (Robert Zemeckis, 1994), Naufrago (Robert Zemeckis, 2000) y la mas reciente Saving Mr. Banks (John Lee Hancock, 2013)

 Capitain Phillips (Paul Greengras, 2013): Estados Unidos

sonypictures.com